Noticias / Sector inmobiliario

España: un gran lugar para invertir

En octubre del año pasado realicé una valoración respecto a la devaluación española por las agencias de calificación y a la crisis financiera más profunda en la historia de la península ibérica. También hice referencia a por qué el sector inmobiliario en Baleares recibió con menor intensidad el impacto de la fluctuación del mercado a nivel nacional y, especialmente, hice alusión a la estabilidad comparativamente hablando del mercado de segundas residencias. A pesar de todo ello, las perspectivas de futuro para España han mejorado mucho en los últimos meses.

¿Cómo ha podido producirse este cambio repentino?
El gobierno de Mariano Rajoy ha puesto en marcha numerosas acciones muy poco populares que han generado desconfianza y le han puesto en el punto de mira de la crítica. Sin embargo, parece ir en la dirección correcta. España es solvente de nuevo y todos los miedos respecto a un posible regreso a la peseta se han desvanecido.

En otoño de 2012 el presidente ofreció su primera entrevista a Televisión Española, poco después de cumplir su primer año de mandato. Acertó al describir la dramática situación del gobierno central y explicó su receta para reparar la situación financiera de forma muy transparente y sencilla: comparó España con una familia con unos ingresos mensuales de 1.000 euros que gasta 1.500 euros al mes. Actualmente se han esfumado los ahorros conseguidos en tiempos mejores. Ahora la familia se encuentra contra las cuerdas, nadie puede prestarle dinero dado que se ha perdido la confianza en que pueda devolverlo. Así que, en resumen, la familia debe aceptar seguir adelante con menos de 1.000 euros y/o ser capaz de conseguir más ingresos.

Adoptando este ejemplo, España ha experimentado una fuerte disminución de los ingresos fiscales desde el año 2007, mientras que los gastos se han incrementado exponencialmente. El gobierno de Zapatero trató de compensar la creciente tasa de desempleo en el malherido sector inmobiliario promoviendo obras públicas y esperando una rápida recuperación de la economía estatal. En 2011, cuando el gobierno cambió, la deuda estatal se había incrementado cuatro veces por encima del Producto Nacional Bruto, con una creciente deriva hacia el déficit. La difícil tarea para el nuevo gobierno era conseguir liquidez a corto plazo para pagar las deudas, para incrementar los ingresos nacionales y reducir los gastos. Todas estas son medidas para reducir el déficit.

A principios de los años noventa, la peseta se devaluó un 30%, mientras la economía nacional y la exportación vivían un momento de gran auge. Los españoles no gozaban de gran capacidad adquisitiva, pero la tasa de desempleo era baja y el crecimiento económico muy fuerte. Dentro de la zona euro esta opción no existe, por lo que deben buscarse otras soluciones. Han aumentado los impuestos en los salarios y en los bienes, se han inventado nuevos tipos de impuestos y otros se han restablecido. Las cotizaciones sociales se han reducido, las pensiones se han congelado, las oficinas públicas se han cerrado o reducido. Incluso se ha contemplado un modelo más económico y eficiente de gobierno a expensas de las “Comunidades Autónomas”.

Todas estas medidas han dado lugar a una elevada tasa de desempleo y problemas sociales, pero todo comienzo es difícil y el pueblo español bastante paciente. Rajoy ha iniciado un nuevo camino, que no cuenta con mucho apoyo por el momento; sin embargo, a nivel internacional ha logrado evitar la necesidad de que el fondo del euro acudiera en su rescate y devuelto la confianza a los mercados. La tasa de riesgo es menor y España es capaz de autofinanciarse.

El siguiente paso es la recapitalización de los bancos con la fundación del “banco malo”, que se hará cargo de todos los bienes inmuebles en stock, tanto de los proyectos promotores estables y como de los no rentables, para proporcionar a los bancos liquidez y estimular en consecuencia el crecimiento económico. El sector inmobiliario, sin embargo, no será impulsado, con el fin de evitar una nueva burbuja inmobiliaria. El objetivo es reducir la tasa de desempleo, que supone el mayor desafío para España.

Kai Dost
Tel: (+34) 971 60 99 89
Email: kai.dost@dost-co.com

Búsqueda de inmuebles - Mallorca e Ibiza