Noticias / Arquitectura & Diseño

Jørn Utzon Oberg: Puro por naturaleza

Si se preguntara a la gente por el nombre de los edificios más famosos del mundo, probablemente entre ellos estarían las pirámides de Giza, la Basílica de San Pedro, la Torre Eiffel y la Ópera de Sydney. La inspiración para crear el famoso monumento australiano llegó a su arquitecto mientras examinaba las ralladuras de naranja. Tal vez la idea había nacido en Mallorca, donde la naranja y todos sus derivados dominan el paisaje, quién sabe.

Jørn Utzon nació en 1918 en Copenhague y falleció cerca de la capital de Dinamarca en 2008, después de una larga y productiva vida como creador de edificios singulares, entre ellos el Parlamento de Kuwait o la Iglesia Bagsværd en Copenhague. El año 2003 recibió el Premio Pritzker a su trayectoria profesional. Decidió retirarse en la "isla de la luz", Mallorca, en una casa diseñada por él mismo en 1971: "Can Lis", cerca de Portopetro, en la costa este de la isla. De este modo, los amantes de la arquitectura no sólo pueden encontrar fincas rústicas y palacios históricos en Mallorca, sino también bellas muestras de la arquitectura moderna de vanguardia.

Jørn Oberg Utzon construyó cuatro bloques de piedra arenisca amarilla rojiza sobre un acantilado, a raíz de las condiciones dadas por la escarpada costa. Cada uno de ellos ofrece vistas al mar, que difieren levemente en función del ángulo de visión. Las galerías y terrazas  ofrecen un interesante juego de sombras y luces que convierten los interiores en espacios muy luminosos. Can Lis es una casa moderna en diseño y funcionalidad y armoniza a la perfección los elementos de piedra, el mar y la luz.

Sin embargo, las condiciones climáticas de la nueva residencia de Utzon y su esposa, "Can Feliz", situada en las montañas y protegida de los vientos húmedos, resultó más eficaz para la pareja al menos durante la temporada de invierno. Aunque construida con los mismos materiales que Can Lis, la nueva vivienda el matrimonio difiere significativamente de la casa Portopetro. Can Feliz, terminada en 1994, consta de un edificio con un patio en el centro. Se camufla con el paisaje, por lo que se requiere una mirada muy precisa para percibir este idílico escondite.

El arquitecto cedió la casa junto al mar, Can Lis, a sus hijos. No obstante, su hija Lin Utzon se trasladó a Can Feliz. Actualmente la casa de Portopetro se ha convertido en un centro de estudios y lugar de encuentro para los arquitectos.

Búsqueda de inmuebles - Mallorca e Ibiza