Noticias / Gastronomia

Licores de Mallorca

Mallorca, además de por sus vinos y aceites, es bien conocida por sus licores. Dos de las bebidas espirituosas certificadas por el Gobierno de las Islas Baleares son el Palo de Mallorca y las Hierbas de Mallorca.

Palo de Mallorca
Palo de Mallorca es un licor con denominación geográfica, de color oscuro y un aroma característico e inconfundible. Se elabora en Mallorca desde la mitad del siglo XIX y se obtiene mediante la maceración de corteza de quina y de raíces de genciana y la adición de azúcar caramelizado. El nombre proviene de la corteza de la quina, originaria de América del Sur, introducida en España a través de la condesa de Chinchón. En un principio la quina adquirió una gran popularidad como remedio para las fiebres y para combatir el paludismo. Con el  tiempo y con el objetivo de reducir la amargor de la corteza de quina, se fueron añadiendo concentrados de azúcares y, para evitar que fermentara con rapidez y caducara, se optó por añadirle alcohol. Ahí nació el palo. Es muy negro, denso y espeso. Predomina el aroma a caramelo y un recuerdo a regaliz.

Las Hierbas de Mallorca
Aunque los árabes descubrieron e impulsaron el proceso de obtención del alcohol por destilación en el siglo IX, en las islas Baleares el mallorquín Ramón Llull realizó importantes aportaciones al proceso de destilación. En el siglo XIX se popularizó y generalizó la fabricación de las Hierbas de Mallorca, una bebida espirituosa obtenida de la extracción de aromas de diversas plantas de la propia isla, por ejemplo: hinojo, romero, hierba Luisa, manzanilla, limonero, naranjo y citronela. En función del contenido de azúcares y del grado alcohólico se diferencian tres tipos de hierbas: hierbas dulces, hierbas mezcladas y hierbas secas.

Búsqueda de inmuebles - Mallorca e Ibiza